Medidas de cyberseguridad aplicadas al teletrabajo

GETIC > Cyberseguridad  > Medidas de cyberseguridad aplicadas al teletrabajo

Medidas de cyberseguridad aplicadas al teletrabajo

 

Señalamos las medidas de seguridad más importantes a la hora de adaptar un entorno laboral en el domicilio de los trabajadores.

La situación de pandemia por la que atravesamos está impulsando a muchas organizaciones en todo el mundo a apostar por el teletrabajo como forma de contención y prevención del virus, lo que sin duda supone un reto para muchas organizaciones que ven así afectados sus métodos de trabajo y relaciones personales.

Esta situación supone un cambio de paradigma sobre el que existe además una gran incertidumbre al no poder vislumbrar un horizonte temporal seguro.

Muchos de nuestros clientes no son ajenos a esta problemática y nos trasladan su preocupación sobre la mejor forma de llevar a cabo este proceso de teletrabajo con sus empleados, así como lo referente a la ciberseguridad en este nuevo contexto.

En la era digital la inmensa mayoría de trabajadores disponen de un puesto informático en casa con conexión a Internet y muchas soluciones como suites ofimáticas o sistemas de administración en la nube pueden ayudar a la adopción de nuevos métodos de trabajo telemáticos.

Uno de los mayores problemas que se presentan en este sentido y que más preocupan a las PYMES con las que trabajamos es la ausencia de medidas de seguridad en un entorno de trabajo remoto. Sin duda las empresas no estaban preparadas para un desafío como este y la toma de decisiones no siempre es acertada en una situación de tanta presión.

Existen sin embargo medidas de seguridad fáciles de abordar para cualquier organización por pequeña que sea y que pueden garantizar un buen nivel de seguridad en el teletrabajo. Entre otras destacamos:

  • Mantener en la medida de lo posible los medios de acceso: Es una buena práctica el disponer del mismo equipo en casa que en la oficina, lo cual será sin duda más sencillo si se trata de un equipo portátil. En caso de usar un equipo doméstico, se plantea la problemática de existir nuevos dispositivos que requieren acceso a los datos corporativos, existiendo un evidente peligro, más aún si no tenemos control sobre el nivel de seguridad de estos equipos.
  • Evitar el uso de los equipos corporativos para uso doméstico: Algunos empleados suelen usar su PC para uso personal, lo que presenta un evidente riesgo de seguridad para los datos corporativos, que pueden quedar expuestos ante un uso inadecuado del dispositivo.
  • Revisar el nivel de seguridad de la conexión inalámbrica del hogar: La organización no tiene acceso a la conexión doméstica del empleado, por lo que debe cerciorarse de que ésta tiene una encriptación adecuada y la información compartida está así protegida de posibles ciberdelincuentes.
  • Mejorar las contraseñas: Es una buena práctica revisar las contraseñas usadas en el equipo remoto, a fin de fortalecer la seguridad en aplicaciones o correo electrónico.
  • Mayor riesgo de phishing por el acceso a una o varias cuentas profesionales o personales: El teletrabajo implica también el acceso a cuentas de correo personales en el entorno laboral, lo que puede suponer un mayor riesgo de acceso a contenidos maliciosos por confusión, lo que en la mayoría de ocasiones se produce desde cuentas de correo electrónico.
  • Cifrar los equipos y las aplicaciones sensibles para evitar el acceso de terceras personas: El puesto remoto añade además la pérdida de control por parte de la empresa de las personas que acceden al equipo durante o tras la jornada laboral, lo que debe alentar a la empresa a favorecer el uso de contraseñas personales en todas las aplicaciones y documentos sensibles, así como en el propio equipo.
  • Definir perfiles de usuario: Es el momento de esforzarse en definir con el mayor nivel de detalle posible los distintos perfiles o roles de usuario que se van a asignar a nuestros empleados, para poder de esta manera controlar que cada uno accede solamente a la información estrictamente imprescindible para la realización de sus tareas.

Siguiendo estas sencillas medidas estaremos facilitando sin duda una mejor implantación del teletrabajo para nuestros empleados y sobre todo garantizando la seguridad de nuestra información corporativa.